Verbalia Logopedia

Neuropsicología en adultos

¿Qué es la neuropsicología?

Es una especialidad concreta dentro del campo de la psicología, siendo la rama de la neurociencia que estudia la relación entre los procesos mentales, emocionales y conductuales del ser humano. Se encarga de la evaluación, la prevención, el diagnóstico y la rehabilitación de personas con alteraciones neurológicas diversas, tanto si está sana como si ha sufrido daño cerebral.

Dentro de un equipo multidisciplinar, el neuropsicólogo determinará las causas que subyacen a la sintomatología que presenta una persona y lo relaciona con las áreas cerebrales específicas afectadas y que será necesario trabajar para procurar la prevención y/o rehabilitación de la persona.

¿A qué ayuda al adulto?

El objetivo principal de la rehabilitación neuropsicológica es que la persona consiga alcanzar el máximo grado de autonomía posible y mejorar así su calidad de vida. Para alcanzar dicho objetivo, la neuropsicología se vale de estrategias diferenciadas para restaurar y/o compensar las capacidades cognitivas:

  • Memoria.
  • Atención.
  • Percepción.
  • Razonamiento.
  • Funciones ejecutivas.
  • Orientación.

Estas áreas son las que nos permiten desenvolvernos de manera eficaz en nuestro día a día, organizando y planificando nuestro tiempo en actividades de la vida diaria, tanto situaciones particulares como laborales.

¿En qué casos puede ayudarte un neuropsicólogo?

Cuando se sufre una lesión o daño cerebral en las estructuras del sistema nervioso central que alteran los siguientes procesos:

  • Cognitivos: memoria, atención, etc...
  • Emocionales: irritabilidad, impulsividad, agresividad, egocentrismo, desinhibición, etc...
  • Psicológicos: depresión, ansiedad, fobias, etc...

Puede darse por múltiples causas, las más habituales son por ICTUS, traumatismo craneoencefálico, tumores, enfermedades del desarrollo o neurodegenerativas.

Por tanto, el daño cerebral puede provocar alteraciones conductuales y afectivas tan importantes de atender como el componente cognitivo de la lesión. Estas alteraciones son igual de incapacitantes y dolorosas para la adaptabilidad de la persona. Esta situación conlleva malestar, baja autoestima y, en algunos casos, depresión y ansiedad. Además, se agrava cuando afecta a las relaciones sociales y familiares, conduciendo a la persona a un posible y progresivo aislamiento. Desde el área de neuropsicología se realizan intervenciones enfocadas a alteraciones emocionales y de la personalidad. De esta forma, se trabaja sobre el afrontamiento de los pacientes ante la experiencia de sus dificultades.

Apoyo familiar y/o cuidador

El daño cerebral no afecta exclusivamente a la persona que ha sufrido la lesión. La familia es receptora del impacto emocional y del cambio en la dinámica familiar que supone la aparición del daño y es, a su vez, el pilar de apoyo en el que se sustenta buena parte del proceso de recuperación.

Es por ello que, como parte del tratamiento, prestamos atención, psicoeducación, orientación y ayuda a las familias de estos pacientes.

ESTUDIAMOS SU CASO Y LE OFRECEMOS EL TRATAMIENTO MÁS CONVENIENTE, EVITANDO PERDER EL TIEMPO EN TERAPIAS INNECESARIAS